Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
Teléfonocómo llegar

La rescisión de una operación de transmisión de rama de actividad no es posible conforme a las regla

Publicado: 17 de Enero de 2017

Las graves consecuencias que puede tener el éxito de una acción rescisoria concursal sobre una modificación estructural de una sociedad mercantil, la misma dificultad de “deshacerla”, así como la lesión que puede causar al principio de seguridad jurídica, hicieron que el legislador estableciera, con ocasión de la promulgación de la Ley 3/2009, de 3 de abril, sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles (en adelante, LME), que como regla general ninguna fusión -ni escisión- podrá ser impugnada tras su inscripción (art. 47.1), regla que, como señala el TS en su sentencia de 21 de noviembre de 2016 (ponente: D. Ignacio Sancho Gargallo), prevalece frente a las normas reguladoras de los distintos tipos de ineficacia, incluidas las reglas concursales, en tanto ley especial.

No obstante, lo anterior tiene una excepción: en tanto la ley no puede tolerar que, aunque haya sido inscrita, una fusión o escisión haya sido realizada contraviniendo la ley, el mismo precepto que se acaba de citar prevé la posibilidad de impugnar dicha operación por este motivo, y el núm. 2 del propio art. 47 limita el plazo para dicha impugnación a los tres meses siguientes, “contados desde la fecha en que la fusión fuera oponible a quien invoca la nulidad”. Por tanto, la eventual impugnación aparece muy restringida tanto desde el punto de vista de los motivos que la fundamentan como desde la perspectiva del plazo, todo lo cual refleja claramente el deseo del legislador de evitar cuanta litigiosidad sea posible en relación a estos temas. En cualquier caso, y para evitar que las limitaciones mencionadas puedan provocar que un posible daño a un socio o a un tercero quede sin resarcir, la LME añade que “quedan a salvo, en su caso, los derechos de los socios y de los terceros al resarcimiento de los daños y perjuicios causados” (art. 47.1.II).

Leer artículo completo http://www.sacristan-rivas.es/reglas-concursales/

haz clic para copiar mailmail copiado